La tecnología convergente del siglo XXI aplicada a la automoción, puede resolver los problemas de co


No hay que llevar cientos de miles de kilómetros para que el motor pueda acusar pérdidas de compresión superiores al 10%, de echo se ha comprobado que pueden llegar a aparecer ese tipo de problemas con apenas 25.000 Kilómetros.


Hoy en día debido a las limitaciones tan restrictivas en la velocidad y los rigurosos sistemas anticontaminación que incorporan los vehículos a motor, causan la aparición de una manera mucho más prematura que antaño los problemas de compresión en los motores de combustión interna.


Se pueden dar tres supuestos, sobrecompresión, descompensación de compresión y pérdida de compresión uniforme, hoy veremos la descompensación de compresión entre los distintos cilindros que componen el motor de un Audi A4 DIESEL con 80.000 kilómetros.




En los motores Diesel utilizados en el automóvil, los valores de compresión resultan extraordinariamente más elevados que en los motores de GASOLINA. El aire al verse comprimido, aumenta su temperatura hasta alrededor de unos 600 °C y las presiones alcanzadas al final del tiempo de compresión se encuentran entre los 30 a los 50 bar.


El motor Diesel tiene que ser forzosamente mucho más robusto para alcanzar con facilidad estas presiones que son tres veces más elevadas que en el motor de GASOLINA. De ahí que el motor Diesel se vea obligado a reforzar sus piezas móviles y sea por lo tanto menos ágil que el motor de gasolina y tenga dificultades para obtener los regímenes de giro que éste alcanza.

Por este motivo es extremadamente importante evitar que se produzcan saltos de compresión entre cada uno de los cilindros que produzcan empujes a distinta presión y provoquen vibraciones, desgastes prematuros y roturas en los componentes móviles del motor, evitándolo alargaremos la vida del motor en muchos cientos de miles de kilómetros.




Qué síntomas pueden alertarnos de que podemos tener ya problemas serios en la compresión en nuestro vehículo, son varios, el coche puede emitir humo de cualquier color, azul, blanco o negro, podemos tener dificultades para arrancarlo, tener un ralentí inestable, un aumento de consumo de combustible, puede consumir agua, puede morirse en las cuestas teniendo que reducir de marcha para coronarlas, puede ser lento a la hora de subir revoluciones, también le puede costar mucho la recuperación de velocidad, tener vibraciones en el motor ...


El Audi que nos ocupa en la medición previa de compresión daba unos valores para el primer cilindro de 37 bares, para el segundo cilindro de 30 bares, para el tercer cilindro de 41 bares y para el cuarto cilindro de 33 bares, eso quiere decir que entre el primer y segundo cilindro había un salto de compresión de 7 bares o el 20%, entre el segundo y el tercero había un salto de 11 bares o un 27% y entre el tercero y el cuarto había un salto de 8 bares o un 20 %.


Imagen izquierda medición previa, imagen derecha medición posterior


Entre cilindros gemelos uno y cuatro había 4 bares de diferencia de empuje entre ellos y entre el dos y el tres había 11 bares de diferencia lo que generaba unas tensiones en los componentes brutales.


Movimiento de los cilindros

La solución que ofrece la mecánica tradicional para corregir la compresión del Audi A4 es muy costosa e implicaría abrir motor etc.... sin embargo utilizando ésta ingeniería avanzada de nanosistemas que opera a escala molecular, utilizando productos creados a partir de una cierta disposición de los átomos, nos permite de forma rápida y económica recuperar y compensar la compresión del motor, una vez recuperada, si se incorpora esta tecnología al mantenimiento habitual del vehículo, podemos lograr mantenerlas en valores normales con el paso de los kilómetros alargando muchísimo la vida útil del motor.



Los valores de compresión medidos en el A4 tras ser sometido a esta técnica son:


para el cilindro uno 49 bares

para el cilindro dos 46 bares

para el cilindro tres 49 bares

para el cilindro cuatro 45 bares.



Todos los cilindros quedan por debajo del 10% de descompensación, valor considerado dentro de tolerancia volviendo a rendir el motor de una manera eficiente, recuperando prestaciones y alargando la vida del motor.


Featured Posts
Video Testimonios
Search By Tags
No hay tags aún.